Estufas de leña

Categoría: ID producto: 1483

Descripción

A través de la combustión de la leña y carbón, las estufas producen aire caliente para calentar la estancia donde se encuentra instalada. En nuestras exposiciones podrá elegir entre una amplia gama de aparatos para leña y carbón en acero de fundición, chapa de acero de diferentes grosores,  y con acabados en pintura anticalórica… tanto para pared como rinconeras. Así cada cliente podrá elegir estufas de primeras marcas como Hergom, Lacunza, Ecoforest, Fm y Ferlux  y disponer de la energía más antigua del mundo, con mejores prestaciones de materiales y diseño.

¿Por qué no tira mi chimenea?

Una chimenea puede no funcionar por diversos motivos. En primer lugar para el perfecto funcionamiento de la chimenea debe tener una correcta salida de humos. Para ello, el éxito para poder disfrutar de una buena chimenea o estufa de leña, radica en la compra de buenos materiales y en  la correcta  instalación de los mismos. Entre los pasos más importantes para una correcta instalación  y así no tener problemas de tiro:

  • Tener una buena toma de aire que asegure una mayor ventilación, para permitir el constante cambio de oxígeno en el interior del ambiente, una perfecta y completa combustión de la leña y, por consiguiente, una mayor producción de calor.
  • Correcta colocación de la zona a entubar, por lo que se pide que sea una salida vertical o como máximo incluir dos codos de 45º  (mejor si es de 30º) y entre codo y codo que haya una separación máxima de 50 cm.
  • Además la salida de humos no debe ser inferior a 4 metros y se recomienda que todos los tramos sean del mismo diámetro, sin cantos, ni estrangulamientos (marcado por la chimenea o estufa). La forma del conducto de salida mejor de sección circular respecto a los de sección cuadrada o rectangular con pared lisa ya que su forma favorece la limpieza y aprovecha la propia dinámica del humo.
  • Como material el más usado es el acero inoxidable, ya que permanece inalterable por más tiempo (por ejemplo el acero inox 316L).
  • Cada chimenea o estufa ha de tener un cañón propio independiente, como lo contemplan las normativas vigentes. Cuando hay varios cañones en el tejado, deben estar situados a 2 m de distancia por lo menos entre ellos. Además la parte exterior del tubo ha de sobresalir entre 50 o 60 cm. de la parte más alta del tejado, azotea. También es necesario que respetemos una distancia mínima de unos 8 metros desde nuestra salida de humos hasta cualquier volumen exterior cercano.
  • Para facilitar la dispersión del humo (por fuertes vientos horizontales o racheados) se utilizan sombreretes con un tamaño del doble de la sección del cañón.
  • Posteriormente es importante sellar correctamente los tubos y utilizar siempre aislante ignífugo (como lana de roca).
  • Si hay una buena instalación el siguiente paso es un buen mantenimiento y limpieza para evitar la obstrucción de los conductos. Para evitar que se queden residuos (como hollín) en conductos se suele utilizar con cada encendido, un producto llamado deshollín y si el aparato de calor tiene cristal, también hay productos específicos para eliminar la suciedad de los cristales vitrocerámicos.