Fregaderos

Categoría: ID producto: 2051

Descripción

El fregadero es un elemento de gran longevidad y junto con la encimera es el lugar donde se realizan la mayoría de las tareas, tanto de limpieza como de preparación de los alimentos. En Hergadi te ofrecemos información detallada para que elijas el modelo más idóneo para tu cocina, tanto por estética como por las características que puede ofrecerte y las necesidades que necesitas para tu cocina.

Para elegir fregadero hay que saber el tipo de material que necesito o puedo utilizar, siendo el más utilizado el acero inoxidable. Si bien existen también otros tipos de materiales como piedras naturales y otros más modernos como las resinas de carga natural.

Su instalación es otro aspecto básico. El fregadero encastrado o sobre encimera sigue siendo la más habitual. Sin embargo, la instalación bajo encimera esta hoy en día muy de moda en cocinas modernas y vanguardistas. También existen modelos de fregaderos enrasados y así se consigue una superficie totalmente lisa y continuada de la encimera.

Por último en señalar la diversidad de tipologías que podemos encontrar. Principalmente destacar dos tipos, los fregaderos de una cubeta o seno y los de dos senos, con multitud de variantes (amplios o estrechos) y con complementos y accesorios añadidos (cubetillas, escurridores, placas de corte…), así como con y sin escurridor. Otro ejemplo para cocinas de espacio más reducido es el fregadero de cubeta y media, mientras que los fregaderos de triple seno o cubeta resultan muy útiles para realizar diversas tareas, aunque estos van en función del espacio disponible en la cocina.

¿Qué material elijo para mi fregadero?

Existen diversos materiales para fregaderos, siendo el acero inoxidable el material más utilizado. Son muy fáciles de limpiar además de ser muy resistentes a golpes y altas temperaturas. También hay variantes como los fregaderos de acero con acabado microtexturado que, además de ser resistente a las manchas y restos de cal, el esqueleto de su superficie lo hace más resistente a golpes y ralladuras.
Otros son los materiales de toda la vida, como los fregaderos de piedra natural siendo los más utilizados los de granito o el mármol, aunque con los nuevos avances el abanico se está ampliando a otras piedras con el fin de buscar nuevas texturas, calidades y colores.

Y por último señalar los fregaderos sintéticos, fabricados de resinas de carga mineral inorgánicas (silestone), fibras u otros materiales sintéticos. Estos fregaderos entre principales ventajas destacan por ser un material muy higiénico (protección bacteriostática), ser inocuos para los alimentos y resistentes al calor. Además de su gran dureza al estar fabricado por cuarzo y resistencia al rayado, así como su fácil limpieza y bajo mantenimiento. Otra ventaja es que permite fabricarse en una amplia gama de colores, estilos y acabados.