Laminados de pared y techo

Categoría: ID producto: 2012

Descripción

Los paneles decorativos para revestir paredes y techos son una solución cada día más utilizada a la hora de cambiar el estilo de decoración de una casa.

Estos productos son de características similares a los laminados de suelo ya que se componen de varias capas, normalmente de derivados de la madera, siendo la última capa un compuesto sintético y de igual forma llevan impreso un dibujo imitando madera o incluso a otros materiales (cerámicas, piedras naturales, pieles,…)

Desde Hergadi queremos asesorarte en la elección de estos revestimientos laminados ya que disponemos de productos de una primera marca como es Parador con todas sus homologaciones además de tener sus respectivas garantías. Con todo ello estos laminados transforman los espacios de paredes y techos, siendo elementos muy expresivos en el nuevo diseño de interiores.

En Hergadi puedes consultar a nuestro asesor sin compromiso.

¿Qué color elegir para los laminados de pared?
A la hora de colocar un pavimento en pared o techo la elección del color será un punto fundamental en el diseño de la vivienda o estancia. Para ello se deben valorar factores. En primer lugar a la hora de elegir un diseño es reconocer que los colores se conectan con nuestras emociones, comprobándose que los colores de nuestras habitaciones y estancias de la casa pueden influir en nuestro estado de ánimo, concentración, incluso relajar o estresar según elección.
Otro factor decisivo es colocar un laminado acorde con la decoración de la estancia. Por ejemplo en casas minimalistas las tonalidades suaves con colores neutros como las gamas de grises y blancos son muy utilizadas por generar efectos de elegancia, sobriedad y luminosidad; mostrar espacios casi desnudos y pocos elementos decorativos, generando sensación de amplitud y limpieza. Mientras que un estilo rústico muy característico en casas rurales o de campo se usan materiales típicos (piedras, maderas, pizarra, tejas,…) de la zona con decoración de muebles rústicos de madera y decoración con objetos típicos y para revestir las paredes con tonalidades cálidas y acabados de maderas nobles como el nogal y roble en distintas versiones.

También destacar que en cualquier hogar los revestimientos con colores más claros y naturales como los beiges, el roble claro o el arce ayudan a dar sensación de amplitud a una estancia, mientras que los tonos oscuros o cálidos, como el wengué, el nogal o el roble, tienden a hacer que las grandes estancias parezcan más pequeñas y acogedoras, utilizándose con más profusión en viviendas con climas fríos.

Por ultimo señalar la importancia de la posible incidencia de luz solar en determinados puntos de las paredes y/o techos para evitar problemas como la decoloración o posibles manchas sujetas a la acción solar.

¿Qué color elegir para los laminados de pared?

A la hora de colocar un pavimento en pared o techo la elección del color será un punto fundamental en el diseño de la vivienda o estancia. Para ello se deben valorar factores.  En primer lugar  a la hora de elegir un diseño es reconocer que los colores se conectan con nuestras emociones, comprobandose que los colores de nuestras habitaciones y estancias de la casa pueden influir en nuestro estado de ánimo, concentración, incluso relajar o  estresar  según elección.

Otro factor decisivo es colocar un laminado acorde con la decoración de la estancia. Por ejemplo en casas minimalistas las tonalidades suaves con colores neutros como las gamas de grises y blancos son muy utilizadas por generar efectos de elegancia, sobriedad y luminosidad;  mostrar espacios casi desnudos y pocos elementos decorativos, generando sensación de amplitud y limpieza.  Mientras que un estilo rústico muy característico en casas rurales o de campo se usan materiales típicos (piedras, maderas, pizarra, tejas,…) de la zona con decoración de muebles rústicos de madera y decoración con objetos típicos y para revestir las paredes con tonalidades cálidas y acabados de maderas nobles como el nogal y roble en distintas versiones.

También destacar que en cualquier hogar los revestimientos con colores más claros y naturales como los beiges, el roble claro o el arce ayudan a dar sensación de amplitud a una estancia, mientras que los tonos oscuros o cálidos, como el wengué, el nogal o el roble, tienden a hacer que las grandes estancias parezcan más pequeñas y acogedoras, utilizándose con más profusión en viviendas con climas fríos.

Por último señalar la importancia de la posible incidencia de luz solar en determinados puntos de las paredes y/o techos para evitar problemas como la decoloración o posibles manchas sujetas a la acción solar.